Saltar al contenido →

Etiqueta: Cambio Climatico

Jardines verticales, ‘la piel’ de las ciudades

Fachada Verde
Jardín Vertical con sistema Cangurú Ecotelhado

Con el crecimiento de las ciudades se ha ido perdiendo espacio para la naturaleza. Ante esta situación, en el mundo se han venido implementando estrategias y tecnologías que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático.

Una de ellas es la infraestructura vegetada, que integra la vegetación y la arquitectura de forma natural, como una de las soluciones de la construcción sostenible para generar más beneficios ambientales a los proyectos arquitectónicos en las ciudades.

Dentro de esta infraestructura vegetada se encuentran los jardines verticales, una tecnología que nació “por la reducción de espacios en las grandes urbes y ante la necesidad de devolverles su piel natural”, explica Luis Alberto Suárez, arquitecto con maestría en diseño urbano y bioclimática, quien agrega que, “cuando las ciudades se vuelven más densas, hay menos espacio verde para los seres humanos, la gente empieza a buscar alternativas y allí surge la idea de construir techos verdes y jardines verticales”.

¿Pero para qué y por qué un jardín vertical?

De acuerdo con los expertos, las bondades de implementarlos son múltiples. Como indica Rubén García, de la Red Colombiana de Infraestructura Vegetada (Recive), “este tipo de proyectos aportan al mejoramiento de la calidad de aire, en la retención de partículas en suspensión, a aumentar la biodiversidad y a aprovechar las aguas lluvias, reduciendo la posibilidad de inundaciones. Es por esto que en varias urbes del mundo se ha adoptado la infraestructura vegetada para crear ciudades más resilientes a los efectos que nos traerá el cambio climático”.

Por su parte, la Secretaría de Ambiente de Bogotá explica que este tipo de tecnologías le brindan también a la ciudad beneficios sociales y económicos, entre los que se destacan aumento del área verde, mejora del paisaje urbano, mayor sensación de bienestar, activación de los sentidos olfativos, táctiles y visuales e intercambio de saberes; y económicos, como valorización de los predios, fomento y uso de espacios para agricultura urbana y ahorro de agua, ya que permiten el aprovechamiento de aguas lluvias, entre otros.

Por el medio ambiente Pero sin duda, los mayores aportes se concentran en las ventajas ambientales, como lo explica Suárez. “La infraestructura vegetada, de la que hacen parte los jardines verticales, hace que se reduzca el efecto de la isla calor, un fenómeno que sucede en todas las ciudades, donde la temperatura del centro urbano es mucho mayor que en la periferia. Por ejemplo, Bogotá tiene más o menos 3 o 4 grados más caliente en las zonas donde hay mayor densidad urbana que alrededor.

Este efecto de isla de calor trae problemas como mayor temperatura, cambios de microclimas, mayor radiación o mayor movimiento de ondas electromagnéticas y lo que hacen los jardines verticales es mitigar ese fenómeno”.

Otro aspecto fundamental es que se aumenta la masa térmica de las edificaciones, es decir que permite que se equilibre y estabilice la temperatura en las construcciones. Así se va a reducir dentro de ellas la sensación de mucho frío o calor, generando confort térmico, con lo que, además, se reduce el uso de aires acondicionados o calefactores. Al mismo tiempo, atenúan los ruidos exteriores.

Las ventajas ambientales que ofrece

La Secretaría de Ambiente de Bogotá también destaca entre las ventajas ambientales que brindan los jardines verticales: la retención de agua lluvia, el aprovechamiento de residuos orgánicos, la reutilización y reciclaje de materiales, la oportunidad de aumentar las áreas verdes para la promoción de la biodiversidad (por ejemplo, las aves vuelven a las ciudades) y la captura de CO2 durante el día.

Pero para su implementación es importante tener en cuenta varios puntos, como los que expone la Secretaría de Ambiente de Bogotá, en su guía práctica ‘Techos verdes y jardines verticales: una piel natural para Bogotá’: integrar el inmueble, la vegetación que se va a plantar, el medio de crecimiento y factores climáticos y ambientales.

Esto lo reafirma Luis Alberto Suárez, quien explica que, “lo primero es tener clara la razón por la que se va a usar, si es por obtener un beneficio ambiental, si es un tema estético o para conseguir un aislamiento de temperatura; lo otro es la sostenibilidad en el largo tiempo del jardín vertical, teniendo en cuenta que es un muro vivo, que requiere agua, luz, cuidado especial y tener claro el tipo de plantas y tecnología que se utilizarán”.

Algunos proyectos en marcha

En el marco de la campaña ‘Una piel natural para Bogotá’, la Secretaría de Ambiente ha implementado la instalación de 1.400 metros cuadrados de techos verdes y 120 de jardín vertical en sus instalaciones, un espacio que se ha convertido también en escenario para la prestación de asesorías, en cuanto a especies y sustratos a partir de la propia experiencia.
En la capital se han desarrollado en otros espacios, como el edificio Teleport Business Park, en el norte de la ciudad, donde se instalaron jardines verticales a lo largo de las fachadas del primer piso, un paisajismo en franjas horizontales que contrasta con láminas oxidadas perforadas en forma de círculo aleatoriamente.

Muro vivo con Sistema Canguru
Mantenimiento de Jardín Vertical

Comprende 200 metros cuadrados de vegetación vertical que armoniza con las áreas de circulación y acceso. En la Zona Franca De Bogotá se instaló un proyecto, con el fin de ambientar el área de comidas y esparcimiento del complejo. Con el tiempo se ha convertido en el hábitat de aves nativas.

La experiencia colombiana será presentada en Congreso Mundial de Infraestructura Vegetada, que se llevará a cabo en octubre del 2016 y del cual Bogotá será la sede. Este es el evento más representativo a nivel global, que contará con la participación de expertos internacionales y nacionales.

Bogotá WGIC 2016
El congreso Mundial de Infraestructura Verde World Green Infrastructure Network – WGIN se realizará en Bogotá en el 2016 (WGIC BOGOTÁ 2016).

“En este encuentro, Recive pretende promover la infraestructura vegetada en América Latina, generar innovación y conocimiento en tecnologías para la construcción sostenible. Queremos que Colombia sea líder en innovación, tecnologías, proyectos contundentes y leyes que promuevan una mejor ciudad para todos”, puntualiza Rubén García.

Por: 

Fuente: http://www.eltiempo.com/contenido-comercial/especiales-comerciales/jardines-verticales-la-piel-de-las-ciudades/15901440

Deja un comentario

Recuperación de la biodiversidad

“El proyecto para la restauración del depósito controlado de La Vall d’en Joan compatibilizó en una sola operación la necesidad de resolver un complejo problema técnico, la voluntad de construir un nuevo paisaje y la posibilidad de conseguir un nuevo espacio público.”

 

Figura 01: vista de la fase 1 y 2 restauradas. Año 2009
Figura 01: vista de la fase 1 y 2 restauradas. Año 2009

 

El proyecto para la Restauración Paisajística de un espacio tan singular como el Depósito Controlado del Garraf debió -como primer desafío- resolver la complejidad de las relaciones entre las disciplinas que entraban en juego: las diversas ingenierías, el paisajismo, la producción y gestión energética, la gestión de residuos, la depuración y gestión de fluidos y la recuperación de la biodiversidad.

Para Batlle i Roig Arquitectes, resolver este complejo desafío significó poner la problemática bajo la perspectiva de la Arquitectura -una disciplina normalmente ajena a esta clase de intervenciones- y aportar lo mejor de nuestros valores intrínsecos: del Paisajismo, de la Agronomía, la Geología o el Urbanismo.

La restauración propuesta trata de conseguir la integración del Depósito en el Parque Natural del Garraf a partir de la utilización del lenguaje agrícola. De esta forma, tanto la topografía creada –que responde al sistema de taludes y terrazas agrícola- como la vegetación introducida –especies tomadas de la herencia agrícola de la zona, combinadas con variedades endémicas- generarán las condiciones ambientales primigenias que permitirán volver al biotopo original, siendo invadidas progresivamente por las comunidades biológicas hasta alcanzar la completa restauración del lugar.

 

Figura 02: vista desde el acceso principal. Año 2009
Figura 02: vista desde el acceso principal. Año 2009

 

La vocación de espacio público que se ha imprimido en la intervención trata de potenciar el carácter y la vinculación con la red de espacios del área Metropolitana; confiamos en la conciencia ambiental que estos lugares pueden generar a través de su puesta en valor. Aprovechando su proximidad a varias ciudades del Área Metropolitana, junto con el sistema de conectividad existente –a la red viaria, incluyendo acceso y aparcamiento y a la red de senderos, conectando con el GR92- se podría pensar en este nuevo lugar como una nueva y simbólica puerta de entrada al Parque Natural del Garraf.

 

 

El lugar

 

Figuras 03, 04, 05: estado previo a la restauración. Año 2000
Figuras 03, 04, 05: estado previo a la restauración. Año 2000

 

El depósito de La Vall d’en Joan se encuentra dentro del Parque Natural del Garraf en los términos municipales de Begues y Gavà, en la comarca del Baix Llobregat. El inicio de la explotación del depósito es del año 1974 con el vertido, desde entonces, de gran parte de los residuos urbanos de Barcelona y los municipios de su área metropolitana. El depósito ocupa una extensión de más de 60 hectáreas de las cuales la mitad ya han sido restauradas a partir del proyecto que aquí se presenta.

El Macizo del Garraf tiene una estructura geológica de tipo cárstico, constituida principalmente por materiales calcáreos, en la que la acción erosiva del agua da lugar a fenómenos de disolución que modelan con facilidad el paisaje superficial y subterráneo. El relieve es predominantemente bajo, las simas redondeadas y los valles profundos, como ejemplifica La Vall d’en Joan en su estado inicial, característica que llevó a escogerlo como localización del depósito controlado. Se trata de un sistema natural muy permeable, con suelos que retienen las aguas pluviales con dificultad, por lo que no favorece la aparición de grandes masas vegetales. El margallón, el lentisco, la encina, el pino blanco, el algarrobo y el tomillo son algunas de las especies vegetales más características; la jineta, el cuervo, la tortuga, el águila, el halcón y diversos tipos de anfibios, reptiles y arácnidos endémicos constituyen su fauna habitual.

Son precisamente estos rasgos los que otorgan al macizo del Garraf y a los ecosistemas que contiene, su gran valor como patrimonio natural. Son estos rasgos también los que hacen imprescindible una labor de restauración atenta al detalle, sensible a la fragilidad de su equilibrio natural.

Los trabajos de impermeabilización previos al inicio de los vertidos datan de 1972, a cargo del consorcio de empresas adjudicatarias de la gestión. Estos trabajos consistieron en la impermeabilización de las 70 hectáreas de la cubeta de vertido mediante arcillas, en la instalación de sistemas de drenaje y de recogida de aguas pluviales y también de los lixiviados procedentes de la descomposición de la materia orgánica, para los que también se construyeron unas instalaciones de depuración.

 

Figuras 06, 07, 08, 09: evolución histórica del emplazamiento
Figuras 06, 07, 08, 09: evolución histórica del emplazamiento

 

La situación del depósito en el momento previo a la restauración era resultado de un simple recubrimiento de tierra sobre los residuos. Este recubrimiento configuraba una explanada de fuerte pendiente que no implicaba, evidentemente, su sellado definitivo. Esta inmensa explanada recorría la forma de La Vall d’en Joan ofreciendo una imagen sorprendente, que contrastaba fuertemente con la singularidad orográfica y vegetal de los paisajes colindantes.

 

 Figuras 10, 11: residuos acumulados en el Vertedero del Garraf (1974-2006)

 

La Vall d’en Joan se había llenado con más de 80 metros de espesor de residuos  26.676.000 de toneladas en sus treinta y dos años de funcionamiento- y los problemas producidos por las escorrentías habían comportado la necesidad de realizar obras adicionales en 1997 que evitasen la continua contaminación de los freáticos.

La primera actuación tuvo como finalidad la reducción de las aguas pluviales infiltradas por la superficie del vertedero. Se evitó la escorrentía natural del valle con 1,7 km de cunetas perimetrales que evitaron que aguas limpias procedentes de las cumbres acabasen dentro del sistema de agua interno del vertedero y reducir considerablemente el caudal de lixiviados.

 

 Figura 12: volumen de lixiviados tratados (2001-2006)

 

Para recoger estas aguas semilimpias, se construyó una una red de captación y una nueva balsa de 3000 m3 -que complementaría a la existente, dedicada solamente a la captación de lixiviados-. También en este periodo se inicia la primera experiencia de desgasificación con recuperación energética –sus 70 pozos de extracción de biogás de la zona colmatada y la puesta en servicio de un grupo generador de 1MW-, punto que marcará el inicio de una nueva etapa. A partir de este momento, esta nueva superficie productiva –70.000.000 m3 de biogás al año- se considera un espacio clausurado, evitando el paso de los vehículos de descarga y generando un nuevo escenario que significará el primer paso hacia a la futura restauración.

 

 

Las técnicas de clausura y sellado

El sellado del depósito está compuesto por una sucesión de capas que se dispusieron sobre los residuos con el objetivo doble de evitar que los gases que se producen dentro del depósito emerjan hacia la superficie y de impedir que las aguas de lluvia superficiales infiltren hacia el interior del depósito con la consecuente contaminación de las mismas. Asimismo, las últimas capas se realizaron con tierra seleccionada para favorecer las posibles plantaciones.

 

Figuras 12 y 13: esquema de captación del biogás. Curva estimada de producción de biogás
Figura 13: esquema de captación del biogás. Curva estimada de producción de biogás

 

El biogás que se produce en el interior del depósito se extrae a partir de varios pozos que permiten un rendimiento eléctrico de más de 80 Gwh al año, que sería la energía equivalente necesaria para una ciudad de 12.000 habitantes en un año. Esta extracción del metano evita, además, un impacto ambiental equivalente a 600.000 T de CO2.

La red de drenajes permite conducir las aguas de lluvia hacia los dos perímetros del emplazamiento, y desde estos, conducirse aguas abajo del arroyo sin que se mezclen con las aguas infiltradas en el interior del vaso. El proyecto planteó también la construcción de varias balsas de retención de agua de lluvia con el objetivo de poder regar las plantaciones realizadas durante los primeros años de implantación.

 

Figura 14: balsas de recogida de aguas pluviales
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 14: balsas de recogida de aguas pluviales

Pero la dificultad principal se encontraba en pensar cuál era la estrategia topográfica que se planteaba para clausurar el depósito. Desde los requerimientos técnicos se sugería la creación de varias plataformas que redujeran las fuertes pendientes y evitaran las escorrentías superficiales. Estas plataformas se podrían formar a partir de la construcción de varios diques de arcilla que en su parte superior dispondrían de unas cunetas que podrían recoger el agua superficial para conducirla hacia el exterior. Pero según parecía, las plataformas, los diques y las cunetas no daban lugar a un paisaje y se requería alguna idea más.

El encargo que se nos realizó a un grupo pluridisciplinar que incluía arquitectos, paisajistas, geólogos e ingenieros medioambientales llevaba por título: “Restauración paisajística del depósito de La Vall d’en Joan”. Como es habitual el título llevaba implícitamente en sus palabras uno de los principales objetivos de la actuación: restaurar el paisaje que se había degradado. Es decir, conseguir hacer un proyecto que volviera a crear un paisaje como el que se había perdido con los más de 30 años de vertidos supuestamente controlados.

Pero ¿es posible imitar un paisaje natural? ¿Nos podemos llegar a creer que volveremos a hacer un paisaje natural encima de un lugar que ha perdido todas sus características originales?

 

 

La agricultura como sistema para recuperar la vida perdida

 

Figura 15: mantenimiento y productividad fruto de la actividad agrícola
Figura 15: mantenimiento y productividad fruto de la actividad agrícola

 

La organización técnica encargada del sellado proponía la estructuración del lugar mediante un recorrido ascendente entre terrazas estabilizantes y taludes de apoyo. La similitud de esta organización con un sistema agrícola era evidente y eso nos llevó a elegir la agricultura como idea para el nuevo paisaje a construir.

Obviamente, la morfología del vertedero antes de la restauración era totalmente diferente a la del paisaje original de La Vall d’en Joan. Sin embargo en otros lugares del Garraf existen valles cultivados, modificados mediante técnicas agrícolas de adaptación topográfica; con un sistema de construcción de terrazas, control de las aguas y desarrollo de cultivos que presentan muchas similitudes con las necesidades técnicas que se debían resolver en la clausura y sellado del vertedero. Pero no era sólo esta similitud lo que nos atraía, sino también la convicción de que la utilización de sistemas agrícolas es la forma más eficaz y lógica de intervenir en la restauración de paisajes degradados por su capacidad de dotarlos de reglas de ordenación, mantenimiento y pervivencia. En otras palabras, se podría llegar a decir que la agricultura es un sistema que nos permite cultivar la recuperación de la vida perdida.

Esta conversión del vertedero en un paisaje agrícola se sustentó en tres situaciones claves: topografía, hidráulica y vegetación. Como ya se ha explicado, el sistema topográfico ya venía resuelto por el proyecto técnico del sellado. Si en el proyecto de clausura se hablaba de diques y plataformas, en el proyecto de restauración paisajística se hablaría de terrazas agrícolas con bancales arbolados y campos cultivados.

 

Figuras 16 y 17: esquemas de sistema constructivo y de vegetación heredados de la agricultura tradicional
Figuras 16 y 17: esquemas de sistema constructivo y de vegetación heredados de la agricultura tradicional

 

Los problemas hidráulicos del nuevo paisaje se debían resolver desde el propio proyecto, evitando que las aguas se infiltraran en el interior del vaso y alcanzando las reservas necesarias para poder implantar la vegetación deseada. Para ello se utilizaron sistemas de drenaje instalados consecutivamente a través de las terrazas agrícolas, lo que permitiría conducir las aguas de lluvia hacia los depósitos de reserva implantados en los márgenes para, mediante la energía proveniente de la reconversión del biogás, poder abastecer el sistema de riego.

El proceso de implantación de la vegetación se realizó utilizando especies autóctonas, de pocas necesidades hídricas y muy adaptadas al medio. La plantación se organizó con especies arbustivas y arbóreas en los taludes y con cultivos de gramíneas y leguminosas autóctonas en los campos, utilizando el recurso de los mosaicos agroforestales cercanos y potenciando los ecosistemas primarios que se establecen en este tipo de estructura agrícola. El desarrollo agrícola que se pretendía en las sucesivas terrazas está evolucionando hacia situaciones totalmente adaptadas al entorno. Las terrazas se cultivan durante un periodo de tiempo hasta que los diversos taludes se han consolidado, después se deja que los cultivos evolucionen hacia los paisajes del entorno con el objetivo final de que en un futuro próximo su imagen se reintegre totalmente en el Parque Natural del Garraf.

 

 

Un espacio natural accesible

“La voluntad de esta restauración no consiste exclusivamente en su reintegración al paisaje, sino que se ha querido también que sea una muestra de las nuevas actitudes que la sociedad ha de emprender en relación con los temas medioambientales”

 

Figura 18: vista de la masía restaurada para espacio de divulgación
Figura 18: vista de la masía restaurada para espacio de divulgación

 

Los diques y plataformas del proyecto técnico de clausura se convirtieron en bancales arbolados y campos cultivados gracias al proyecto paisajístico, abriéndose así la posibilidad de complementar la actuación con la utilización pública del nuevo espacio creado.

La organización agrícola propuesta se puede asimilar a un jardín, a la manera de los jardines italianos asentados sobre las vertientes, bien orientados y ordenados y con terrazas arboladas. Su dimensión, su proximidad a muchos núcleos urbanos y su situación dentro del Parque Natural del Garraf nos pueden permitir calificarlo como parque metropolitano. Esto determinó que el recorrido que une todas las terrazas no se entendiera exclusivamente como un vial de mantenimiento, sino como un camino que comunica la metrópoli con el Parque Natural del Garraf.

 

Figura 19: vista del acceso al recinto de la Vall d’En Joan y muros reciclados vegetales
Figura 19: vista del acceso al recinto de la Vall d’En Joan y muros reciclados vegetales

 

La voluntad primigenia es la de que se entienda el proyecto de restauración como una muestra de las nuevas actitudes que la sociedad debe tomar en relación a los temas medioambientales. Para ello se potenció la creación de un acceso público a la zona restaurada, donde se construyó un aparcamiento y donde se restauró una antigua masía abandonada para centro divulgativo de los trabajos realizados. El vial de acceso se convierte en la puerta de este nuevo paisaje, desde el que se puede acceder a los miradores creados para observar la restauración o el propio camino que recorre las diversas terrazas hasta llegar al sendero de largo recorrido GR92 que se encuentra en la parte superior del depósito. A lo largo del vial de acceso unos muros “ecológicos” hechos de residuos y cubiertos de vegetación nos acompañan hacia este nuevo lugar, recordando cuál fue su origen, cómo se usó durante décadas y como, finalmente, se rescató para su uso público.

“A lo largo del camino de acceso, unos extraños artefactos nos acompañan hacia este nuevo lugar, recordándonos que en él se vertieron muchos residuos pero que, posteriormente, fuimos capaces de devolverle la vida”

 

 

Un nuevo espacio público urbano europeo

 

Figura 20: detalle de los muros vegetales, construidos a base de productos no degradables del antiguo vertedero
Figura 20: detalle de los muros vegetales, construidos a base de productos no degradables del antiguo vertedero

 

Para nuestra sorpresa, el proyecto de restauración de La Vall d’en Joan ha tenido una amplia divulgación y ha obtenido varios premios internacionales. Uno de los premios obtenidos fue el primer premio al mejor Espacio Público Urbano Europeo de 2004, otorgado por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y de otras instituciones internacionales.

Parece que alguien entre el público asistente se interesó por la singularidad del premio y preguntó que “¿cómo era que la restauración paisajística de un vertedero había sido elegido como el mejor Espacio Público Urbano Europeo?”.

Un miembro del jurado desarrolló las justificaciones y dijo: “Es fácil comprobar que se trata de un espacio Europeo pero trataré de explicar sus condiciones de Público y de Urbano.

¿No es Urbano un lugar donde están los residuos de más de 30 años de gran parte de una metrópoli como Barcelona? ¿Es más urbana la plaza Cataluña que este lugar? ¿No es verdad que deberíamos considerar urbanos todos aquellos espacios donde se resuelven los problemas de la ciudad?

¿Y público? El programa inicial sólo pretendía resolver un problema técnico y obtener un nuevo paisaje, pero esta propuestale quiso otorgar la condición de público, de espacio libre que se puede visitar y que permite conectar los tejidos urbanos cercanos con los espacios naturales que queremos preservar.”

 

Figura 21: planta general del proyecto. Fases 1, 2, 3 y 4
Figura 21: planta general del proyecto. Fases 1, 2, 3 y 4

 

 

 

Relación de premios del proyecto

Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf

2014

International Architecture Awards.Obra: “Landscape restoration of the controlled rubbish dump “La Vall d’en Joan” / PRIMER PREMIO

8ª Bienal Internacional de Paisaje Rosa Barba, Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf” / FINALISTA

2008

WAF2008 – World Architecture Festival.Categoría Energy, Waste & Recycling. Obra: “Landscape restoration of the controlled rubbish dump la Vall d’en Joan” / PRIMER PREMIO

2007

Bienal Española de arquitectura y urbanismo, IX edición. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf” / SELECCIONADO

2006

PREMIO Mediterráneo Del Paisaje. Categoría Obra Construida. “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / PRIMER PREMIO

2005

Trienal de Arquitectura del Baix Llobregat. Categoría Espacios Exteriores e Innovación Tecnológica. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”/ FINALISTA

PREMIO Construmat 2005. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / SELECCIONADO

2004

Premio Europeo de Espacio Público Urbano 2004. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / PRIMER PREMIO

PREMIOS FAD’04. Categoría Espacio Público. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / FINALISTA

Fuente:

http://www.planur-e.es/miscelanea/view/restauraci-n-paisaj-stica-del-vertedero-de-la-vall-d-en-joan-en-el-parque-natural-del-garraf/full

Deja un comentario

Francia declara que Nuevos Proyectos Deben tener Techos Verdes. Colombia podria hacer lo mismo!

Cubierta Verde Bogota
Sistema Modular Ecotelhado para Techo Verde Bogota

Una nueva ley aprobada recientemente en Francia Establece que todos los nuevos edificios que se construyen en zonas comerciales del país deben ser cubiertos parcialmente, ya sea con cobertura vegetal o con paneles solares.

Los techos verdes,  tienen un efecto de aislamiento termico que ayuda a reducir la cantidad de energía necesaria para calentar un edificio durante el invierno o enfriarlo en el verano. Tambien son capaces de retener el agua de lluvia y reducir los problemas de escorrentía en las ciudades, sin mencionar el aumento y regeneración de Biodiversidad en el area urbana.

La Asociación de Techos Verdes francesa , originalmente promovia  que se debia cubrir  toda la superficie de todos los nuevos techos con cobertura vegetal o Cubiertas Verdes. Sin embargo, solo se aprobó la cobertura  parcial que es un gran comienzo. Esta iniciativa en Colombia la podemos replicar por medio de la Red Colombiana de Infraestructura Verde RECIVE  a la que Ecotelhado Colombia e Ingecontrol pertenecen como miembros fundadores. La catapulta será el Congreso Mundial de Infraestructura Verde Urbana WGIC que se realizará en Bogota en 2016, y que servirá para promover los beneficios y consolidar la industria de la Infraestructura Verde en el país, invitando a conferencistas de talla mundial como Patrick Blanc, Joao Manuel Linck Feijó y Manfred Koehler . Es muy importante destacar que esta ley fue promovida en Nantes, Francia en el 2013 en el mismo congreso. 

Los techos verdes son ya muy populares en Alemania, Australia, Canada, Chile, Mexico y Colombia. Una ley muy similar fue aprobada en Toronto en el 2009, la cual exige techos verdes en todos los nuevos edificios industriales y residenciales de la ciudad.

Colombia no debe ser la excepción debido a que la adopción de la Infraestructura Verde Urbana en las ciudades es una necesidad latente y urgente para adaptarnos a las consecuencias generadas por el cambio climatico.

BENEFICIOS DE LOS TECHOS VERDES Y LA INFRAESTRUCTURA VERDE EN LA CIUDAD

Beneficios de los Techos Verdes
Techos Verdes, Jardiens Verticales, Pavimentos Permeables, Drenajes Ecologicos

 

 

Deja un comentario

Ciudades se enfrentan al Cambio Climático

Techo Verde Cubierta Verde Azotea Verde
Techo Verde Centro de Convenciones Vancouver

El Techo Verde del Centro de Convenciones de Vancouver Canada es un claro ejemplo de como la Infraestructura Verde Urbana le aporta beneficios tangibles e intangibles a la ciudad. Las ciudades ahora se inclinan a volverse mas saludables y resistentes a los efectos generados por el cambio climatico.

Otro Claro ejempo de otra ciudad que adopta un plan de Infraestructura Verde Urbana es Filadelfia. Esta urbe  ya está utilizando la infraestructura verde para solucionar sus problemas con el agua que provienen del manejo que antes se le daba al agua lluvia y a su sistema de alcantarillado.

La ciudad ha diseñado superficies permeables con sistemas como el Ecopavimento en estacionamientos, senderos peatonales y hasta canchas de baloncesto permeables que permiten el paso del agua. También se han Incorporado los  Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible SUDS o Ecodrenos que cuentan con jardines de lluvia que actúan como grandes esponjas que reducen la velocidad del flujo de agua de lluvia sobre las alcantarillas.

Nueva York y San José son algunas de las otras ciudades con planes de infraestructuras verdes que ya se estan implementando. Washington DC, está considerando invertir 90 millones de dólares en el proyecto llamado Clean Rivers  con el cual pretenden eliminar los túneles de hormigón donde el agua fluvial y las residuales comparten un solo sistema de drenaje. Con sistemas de Infraestructura Verde Urbana como Techos Verdes, Pavimentos Permeables Ecopavimento y Drenajes Ecologicos se reducirá la cantidad de agua fluyendo por estos tuneles y su costo de tratamiento.

El proyecto Clean Rivers aprovecha las fortalezas de la ciudad y la naturaleza“, afirma Bethany Bezak, gerente de DC Water. La infraestructura verde urbana puede hacer que las ciudades sean más resistentes a los efectos del cambio climático. El espacio verde adicional puede ayudar a que las temperaturas de aire urbano sean más bajas además de mejorar la calidad del aire y generar trabajos nuevos para personas que les gusta estar cerca a la naturaleza sin dejar la ciudad.

Infraestructura Verde Urbana
Humedales Por Romina Bevilacqua
Deja un comentario

Proyectos sostenibles en Colombia

Colombia suma obras. Cada dos meses, el país registra veinte proyectos sostenibles.

Lo que algunos identificaban como ‘moda’ hace varios años en Colombia, hoy por hoy es parte esencial de la nueva arquitectura y del urbanismo responsable con el medioambiente.

Así lo demuestra el hecho de que cada dos meses se registren veinte proyectos de construcción en el país con potencial para recibir el certificado de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED, por sus siglas en inglés).

Así lo señala Cristina Gamboa, directora del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS), quien recuerda que la adopción de este sistema de calificación estadounidense ha sido uno de los mejores referentes para el comportamiento del sector edificador.

De hecho, los avances de este mercado en el país y su proyección internacional fueron temas de análisis el primero y el 2 de octubre en Bogotá, durante Construverde, evento que organiza el CCCS y en el que se hicieron varios anuncios importantes relacionados con la evolución de este mercado.

Hay algunos datos para destacar, que seguramente esos días habrán variado al alza si se tiene en cuenta la dinámica de este tipo de obras en Colombia.

Por ejemplo, a agosto había 136 proyectos registrados en el listado oficial LEED del país. Ubicados en más de 20 ciudades, estos sumaron 3,3 millones de metros cuadrados, 13,3 por ciento del total licenciado durante el 2013, lo que da cuenta del compromiso que han asumido los constructores en materia sostenible.

HALLAZGOS

Gamboa destaca cómo recientes investigaciones en Colombia desvirtuaron el 12 por ciento de sobrecostos de una construcción sostenible que manejaban algunas estadísticas y que, realmente, máximo es de 9 por ciento.

Igualmente, hay otros datos interesantes relacionados con el ahorro promedio anual en el consumo energético del edificio que puede ser hasta de 70 por ciento.

A esto hay que sumarle el ahorro anual en el consumo de agua que puede llegar al 90 por ciento.

De esta forma, el aparentemente ‘gasto’ inicial se convierte en una inversión, cuyo retorno se da con el tiempo, en el momento en el que empieza a operar el proyecto.

Pero hay más hallazgos. Gamboa también resalta una creciente necesidad de la industria de construir verde y esto incluye el uso de materiales amigables con el medioambiente.

De hecho, esto se evidenció en la reciente feria de Expocamacol 2014, que se organizó en Medellín, y donde gran parte de los insumos que se ofrecieron para el mercado local y el extranjero tenían un alto componente de sostenibilidad. Los compradores así lo exigieron.

AUMENTA LA VALORIZACIÓN

Un informe del Consejo Colombiano de la Construcción Sostenible (CCCS) también evidencia la aceptación de los proyectos verdes y del sistema de certificación porque, además de aportar a la idea de ahorrar recursos y cuidar el medioambiente, también genera un incremento en la valorización de las obras. De hecho, una tendencia destacada por algunos empresarios es que los inversionistas prefieren estas obras porque se venden o alquilan más rápido.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios

Fuente  › www.portafolio.co

Un comentario

Marcha por el clima en Bogotá

Bogotá se unió a la red de ciudades del mundo que marcharon el domingo 21 de Septiembre para exigir a sus gobiernos una política que promueva el uso de energías limpias para combatir el cambio climático.

A las 11:00 de la mañana inició la marcha por el clima en Bogotá, la movilización en el Parque Nacional, siguió por la carrera 7 hasta el eje ambiental, para terminar en el parque de los periodistas en el cual los ciudadanos crearon el GRAN CORAZÓN VERDE, una idea promovida por Recive (Red Colombiana de Infraestructura vegetada), en la cual repartieron mas de 800 plantas para formar el CORAZÓN y que buscaba simbolizar el inicio de una Bogotá más verde. El objetivo de la movilización de todas las ciudades del mundo era agrupar un número de personas tal que los 120 líderes mundiales reunidos en la Organización de Naciones Unidas en Nueva York para la misma fecha, en la Cumbre sobre el Clima, entiendan que es urgente tomar medidas para atacar el calentamiento global. A través de medios tradicionales, redes sociales y un documental preparado con este fin.

Con pancartas en las que se podían leer “Reducir el impacto está en nuestras manos“, “Del cambio climático al cambio global” o “Para cambiarlo todo necesitamos de todos“, Se unieron numerosos ciudadanos para apoyar esta iniciativa.

Los manifestantes también abogaron por el uso de energías 100 % limpias, por el ahorro de agua y por la protección de los ecosistemas de los páramos del país, amenazados por actividades como la minería.

Deja un comentario

Techos verdes en América Latina: El dilema del agua

Los techos verdes son una necesidad común para todas las regiones urbanas en el mundo debido a sus múltiples beneficios y sus atractivos estéticos los cuales convencen a los ciudadanos a estar más cerca de la naturaleza. Los techos verdes purifican el aire de las ciudades mediante la retención de dióxido de carbono y partículas en suspensión, regeneran la biodiversidad, aumentan las zonas verdes y la humedad urbana, disminuyen el efecto isla de calor urbano y promueven la integración social en los espacios abiertos, entre otros beneficios. Sin embargo, los contradictores argumentan que los techos vivos no son sostenibles, especialmente en las regiones cálidas, debido a la necesidad o el uso de agua para el riego apropiado. De hecho, varias zonas pobladas de América Latina se encuentran en regiones cálidas, y la necesidad de riego de los techos verdes intensivos es real. Hay un montón de alternativas para ahorrar o reusar el agua con otros principios comunes, como la selección de plantas más resistentes. Sin embargo, Muchas de estas especies resistentes son exóticas y no pueden promover la biodiversidad local. La industria tiene que tener cuidado y avanzar en una gran cantidad de investigaciones, ya que la solución de un problema puede llevar a nuevos obstáculos.

El saneamiento básico es uno de los problemas más grandes de América Latina. La mayoría de las ciudades de la región no tienen la infraestructura adecuada, el resultado es un aumento de la contaminación del agua. Por lo tanto, es justo pensar que, en el contexto descrito anteriormente, las técnicas de techos verdes para climas calientes deben tener preocupaciones especiales sobre el agua que se utiliza en los sistemas de riego, tales como la calidad del agua. También es importante la utilización de cubiertas vegetales para promover la biodiversidad local y las plantas no exóticas con el fin de restaurar la mayor cantidad de la flora regional y fauna original como sea posible.

Por lo tanto, es importante que los techos verdes de América Latina sean diseñados con tanques de retención de agua por debajo de su suelo. Una mayor capacidad de retención de agua en virtud de los sistemas tendrá efectos positivos sobre el techo verde y sus plantas debido a su autonomía hídrica. Con una reserva de agua adecuada, el sistema de techo verde será capaz de mantener cualquier tipo de planta, especialmente las plantas nativas.

Empresas de infraestructura verde de América Latina han estado trabajando solucionando dudas sobre el uso del agua y los problemas de saneamiento básico. Uno de ellos, Ecotelhado, de Brasil,  ha desarrollado un sistema integrado que es capaz de reutilizar y reciclar la lluvia y las aguas residuales mediante el uso de tecnologías de infraestructura verde combinados como techos verdes (dotados con grandes tanques de retención de agua), jardines verticales y pavimentos permeables, entre otros. Es una alternativa creada para luchar contra los problemas en América Latina sobre la utilización de agua potable en los sistemas de riego, así como los problemas relacionados con el saneamiento básico y la contaminación del agua por residuos sólidos orgánicos desechados de los edificios de la región.

Por lo tanto, el dilema del agua para las azoteas verdes en América Latina, como en cualquier región con temperaturas altas alrededor del mundo, es la necesidad de sistemas dotados de  reservas de agua apropiadas para promover la autonomía hídrica para las plantas. Si es posible, con el fin de combatir biológicamente el problema local de los servicios básicos de saneamiento, un sistema capaz de limpiar, reutilizar y reciclar la lluvia y las aguas residuales que es aún mejor para la región.

 

Fuente › Book – Green Cities in the world – CHAPTER 4 – green roofs and green cities in latin america: 1.2 green roofs in latin america:
the water dilemma
Fotos › httpblogsensidesign.blogspot.com

Deja un comentario

Presentación del libro Green Cities in the World

El libro “Green Cities in the World” realiza un recorrido por los escenarios y proyectos verdes en 25 países, ha sido fruto de la colaboración de PRONATUR y WGIN, y fue presentado en la jornada “Ciudades verdes en el mundo”, el 3 de abril en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid.

[awesome_horizontal_line]

Entre expertos, investigadores, ingenieros, sociólogos debatieron los problemas que enfrentan las ciudades para generar ciudades más sostenibles, el evento estuvo acompañado por el  lanzamiento del libro “Green Cities in the World” el cual genero gran expectativa por ser una obra que recoge los trabajos de veintitrés autores englobados en dieciséis capítulos con temas socioeconómicos, medioambientales y técnico-arquitectónicos, complementados con  informes de organizaciones en veinticinco países. Entre ellos Colombia con el aporte del Diseñador Urbano Luis A. Suarez y Director Comercial del Departamento de sostenibilidad en Ingecontrol S.A.

Aquí les dejamos un video en el cual se describe el desarrollo del libro “Green Cities in the World” con el presidente de PRONATUR Julián Briz y la profesora Isabel de Felipe Bonete del Departamento de Economía y Ciencias Sociales Agrarias. UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID.

2 Comments

Casa Sostenible Cluny por Guz Architects – construcciones sostenibles

Foto > impressiveinteriordesign.com

 Construcciones Sostenibles

Las construcciones sostenibles están jugando un papel importante para cuidar el medio ambiente, es el caso de la casa Cluny en Singapur la cual fue diseñada por Guz Architects. Un proyecto en el cual la tecnología, la planificación y el diseño juegan para crear un entorno agradable y sustentable.

 En la casa Cluny podemos encontrar “Células fotovoltaicas y calentadores solares de agua los cuales se emplean juntos a través del diseño para la refrigeración pasiva y ventilación cruzada con el fin de reducir el uso de energía.

CASACLUNY2

Foto > impressiveinteriordesign.com

 Materiales como la teca reciclada y la madera artificial le dan calidez, los tanques de riego y  las cubiertas verdes absorben reciclando agua de lluvia, y para unificarla, las Terrazas ajardinadas rodean el patio central de agua. ¿Qué opinas de este proyecto? ¿Podría ser viable en tu País?

Articulos relacionados: techos verdes para reducir el ruido

Fuente > anatevka-arquitectura.blogspot.com

 

 

6 Comments

(trabajos ecoamigables – Revista Avianca) Ecotelhado presente en articulo

Trabajos Ecoamigables

Avianca publico un artículo en su revista mensual de septiembre sobre los trabajos ecoamigables, donde describe los diferentes aspectos que se manejan en este tipo de empleos y hacia donde apuntan, y para esta ocasión Ecotelhado y el Arq.  Luis Alberto Suarez compartieron sus ideas. Los invitamos a ver el artículo en www.aviancaenrevista.com revista digital / pag 140.

Artículos similares: Ecotelhado presente en Blu radio Colombia

Deja un comentario