Jardines verticales, ‘la piel’ de las ciudades

 In Jardines Verticales Bogotá y Colombia, Noticias
Fachada Verde

Jardín Vertical con sistema Cangurú Ecotelhado

Con el crecimiento de las ciudades se ha ido perdiendo espacio para la naturaleza. Ante esta situación, en el mundo se han venido implementando estrategias y tecnologías que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático.

Una de ellas es la infraestructura vegetada, que integra la vegetación y la arquitectura de forma natural, como una de las soluciones de la construcción sostenible para generar más beneficios ambientales a los proyectos arquitectónicos en las ciudades.

Dentro de esta infraestructura vegetada se encuentran los jardines verticales, una tecnología que nació “por la reducción de espacios en las grandes urbes y ante la necesidad de devolverles su piel natural”, explica Luis Alberto Suárez, arquitecto con maestría en diseño urbano y bioclimática, quien agrega que, “cuando las ciudades se vuelven más densas, hay menos espacio verde para los seres humanos, la gente empieza a buscar alternativas y allí surge la idea de construir techos verdes y jardines verticales”.

¿Pero para qué y por qué un jardín vertical?

De acuerdo con los expertos, las bondades de implementarlos son múltiples. Como indica Rubén García, de la Red Colombiana de Infraestructura Vegetada (Recive), “este tipo de proyectos aportan al mejoramiento de la calidad de aire, en la retención de partículas en suspensión, a aumentar la biodiversidad y a aprovechar las aguas lluvias, reduciendo la posibilidad de inundaciones. Es por esto que en varias urbes del mundo se ha adoptado la infraestructura vegetada para crear ciudades más resilientes a los efectos que nos traerá el cambio climático”.

Por su parte, la Secretaría de Ambiente de Bogotá explica que este tipo de tecnologías le brindan también a la ciudad beneficios sociales y económicos, entre los que se destacan aumento del área verde, mejora del paisaje urbano, mayor sensación de bienestar, activación de los sentidos olfativos, táctiles y visuales e intercambio de saberes; y económicos, como valorización de los predios, fomento y uso de espacios para agricultura urbana y ahorro de agua, ya que permiten el aprovechamiento de aguas lluvias, entre otros.

Por el medio ambiente Pero sin duda, los mayores aportes se concentran en las ventajas ambientales, como lo explica Suárez. “La infraestructura vegetada, de la que hacen parte los jardines verticales, hace que se reduzca el efecto de la isla calor, un fenómeno que sucede en todas las ciudades, donde la temperatura del centro urbano es mucho mayor que en la periferia. Por ejemplo, Bogotá tiene más o menos 3 o 4 grados más caliente en las zonas donde hay mayor densidad urbana que alrededor.

Este efecto de isla de calor trae problemas como mayor temperatura, cambios de microclimas, mayor radiación o mayor movimiento de ondas electromagnéticas y lo que hacen los jardines verticales es mitigar ese fenómeno”.

Otro aspecto fundamental es que se aumenta la masa térmica de las edificaciones, es decir que permite que se equilibre y estabilice la temperatura en las construcciones. Así se va a reducir dentro de ellas la sensación de mucho frío o calor, generando confort térmico, con lo que, además, se reduce el uso de aires acondicionados o calefactores. Al mismo tiempo, atenúan los ruidos exteriores.

Las ventajas ambientales que ofrece

La Secretaría de Ambiente de Bogotá también destaca entre las ventajas ambientales que brindan los jardines verticales: la retención de agua lluvia, el aprovechamiento de residuos orgánicos, la reutilización y reciclaje de materiales, la oportunidad de aumentar las áreas verdes para la promoción de la biodiversidad (por ejemplo, las aves vuelven a las ciudades) y la captura de CO2 durante el día.

Pero para su implementación es importante tener en cuenta varios puntos, como los que expone la Secretaría de Ambiente de Bogotá, en su guía práctica ‘Techos verdes y jardines verticales: una piel natural para Bogotá’: integrar el inmueble, la vegetación que se va a plantar, el medio de crecimiento y factores climáticos y ambientales.

Esto lo reafirma Luis Alberto Suárez, quien explica que, “lo primero es tener clara la razón por la que se va a usar, si es por obtener un beneficio ambiental, si es un tema estético o para conseguir un aislamiento de temperatura; lo otro es la sostenibilidad en el largo tiempo del jardín vertical, teniendo en cuenta que es un muro vivo, que requiere agua, luz, cuidado especial y tener claro el tipo de plantas y tecnología que se utilizarán”.

Algunos proyectos en marcha

En el marco de la campaña ‘Una piel natural para Bogotá’, la Secretaría de Ambiente ha implementado la instalación de 1.400 metros cuadrados de techos verdes y 120 de jardín vertical en sus instalaciones, un espacio que se ha convertido también en escenario para la prestación de asesorías, en cuanto a especies y sustratos a partir de la propia experiencia.
En la capital se han desarrollado en otros espacios, como el edificio Teleport Business Park, en el norte de la ciudad, donde se instalaron jardines verticales a lo largo de las fachadas del primer piso, un paisajismo en franjas horizontales que contrasta con láminas oxidadas perforadas en forma de círculo aleatoriamente.

Muro vivo con Sistema Canguru

Mantenimiento de Jardín Vertical

Comprende 200 metros cuadrados de vegetación vertical que armoniza con las áreas de circulación y acceso. En la Zona Franca De Bogotá se instaló un proyecto, con el fin de ambientar el área de comidas y esparcimiento del complejo. Con el tiempo se ha convertido en el hábitat de aves nativas.

La experiencia colombiana será presentada en Congreso Mundial de Infraestructura Vegetada, que se llevará a cabo en octubre del 2016 y del cual Bogotá será la sede. Este es el evento más representativo a nivel global, que contará con la participación de expertos internacionales y nacionales.

Bogotá WGIC 2016

El congreso Mundial de Infraestructura Verde World Green Infrastructure Network – WGIN se realizará en Bogotá en el 2016 (WGIC BOGOTÁ 2016).

“En este encuentro, Recive pretende promover la infraestructura vegetada en América Latina, generar innovación y conocimiento en tecnologías para la construcción sostenible. Queremos que Colombia sea líder en innovación, tecnologías, proyectos contundentes y leyes que promuevan una mejor ciudad para todos”, puntualiza Rubén García.

Por: 

Fuente: http://www.eltiempo.com/contenido-comercial/especiales-comerciales/jardines-verticales-la-piel-de-las-ciudades/15901440

Recommended Posts

Leave a Comment

Hiedra reciclajeAgricultura Urbana