Saltar al contenido →

Etiqueta: Sostenibilidad

Jardines verticales, ‘la piel’ de las ciudades

Fachada Verde
Jardín Vertical con sistema Cangurú Ecotelhado

Con el crecimiento de las ciudades se ha ido perdiendo espacio para la naturaleza. Ante esta situación, en el mundo se han venido implementando estrategias y tecnologías que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático.

Una de ellas es la infraestructura vegetada, que integra la vegetación y la arquitectura de forma natural, como una de las soluciones de la construcción sostenible para generar más beneficios ambientales a los proyectos arquitectónicos en las ciudades.

Dentro de esta infraestructura vegetada se encuentran los jardines verticales, una tecnología que nació “por la reducción de espacios en las grandes urbes y ante la necesidad de devolverles su piel natural”, explica Luis Alberto Suárez, arquitecto con maestría en diseño urbano y bioclimática, quien agrega que, “cuando las ciudades se vuelven más densas, hay menos espacio verde para los seres humanos, la gente empieza a buscar alternativas y allí surge la idea de construir techos verdes y jardines verticales”.

¿Pero para qué y por qué un jardín vertical?

De acuerdo con los expertos, las bondades de implementarlos son múltiples. Como indica Rubén García, de la Red Colombiana de Infraestructura Vegetada (Recive), “este tipo de proyectos aportan al mejoramiento de la calidad de aire, en la retención de partículas en suspensión, a aumentar la biodiversidad y a aprovechar las aguas lluvias, reduciendo la posibilidad de inundaciones. Es por esto que en varias urbes del mundo se ha adoptado la infraestructura vegetada para crear ciudades más resilientes a los efectos que nos traerá el cambio climático”.

Por su parte, la Secretaría de Ambiente de Bogotá explica que este tipo de tecnologías le brindan también a la ciudad beneficios sociales y económicos, entre los que se destacan aumento del área verde, mejora del paisaje urbano, mayor sensación de bienestar, activación de los sentidos olfativos, táctiles y visuales e intercambio de saberes; y económicos, como valorización de los predios, fomento y uso de espacios para agricultura urbana y ahorro de agua, ya que permiten el aprovechamiento de aguas lluvias, entre otros.

Por el medio ambiente Pero sin duda, los mayores aportes se concentran en las ventajas ambientales, como lo explica Suárez. “La infraestructura vegetada, de la que hacen parte los jardines verticales, hace que se reduzca el efecto de la isla calor, un fenómeno que sucede en todas las ciudades, donde la temperatura del centro urbano es mucho mayor que en la periferia. Por ejemplo, Bogotá tiene más o menos 3 o 4 grados más caliente en las zonas donde hay mayor densidad urbana que alrededor.

Este efecto de isla de calor trae problemas como mayor temperatura, cambios de microclimas, mayor radiación o mayor movimiento de ondas electromagnéticas y lo que hacen los jardines verticales es mitigar ese fenómeno”.

Otro aspecto fundamental es que se aumenta la masa térmica de las edificaciones, es decir que permite que se equilibre y estabilice la temperatura en las construcciones. Así se va a reducir dentro de ellas la sensación de mucho frío o calor, generando confort térmico, con lo que, además, se reduce el uso de aires acondicionados o calefactores. Al mismo tiempo, atenúan los ruidos exteriores.

Las ventajas ambientales que ofrece

La Secretaría de Ambiente de Bogotá también destaca entre las ventajas ambientales que brindan los jardines verticales: la retención de agua lluvia, el aprovechamiento de residuos orgánicos, la reutilización y reciclaje de materiales, la oportunidad de aumentar las áreas verdes para la promoción de la biodiversidad (por ejemplo, las aves vuelven a las ciudades) y la captura de CO2 durante el día.

Pero para su implementación es importante tener en cuenta varios puntos, como los que expone la Secretaría de Ambiente de Bogotá, en su guía práctica ‘Techos verdes y jardines verticales: una piel natural para Bogotá’: integrar el inmueble, la vegetación que se va a plantar, el medio de crecimiento y factores climáticos y ambientales.

Esto lo reafirma Luis Alberto Suárez, quien explica que, “lo primero es tener clara la razón por la que se va a usar, si es por obtener un beneficio ambiental, si es un tema estético o para conseguir un aislamiento de temperatura; lo otro es la sostenibilidad en el largo tiempo del jardín vertical, teniendo en cuenta que es un muro vivo, que requiere agua, luz, cuidado especial y tener claro el tipo de plantas y tecnología que se utilizarán”.

Algunos proyectos en marcha

En el marco de la campaña ‘Una piel natural para Bogotá’, la Secretaría de Ambiente ha implementado la instalación de 1.400 metros cuadrados de techos verdes y 120 de jardín vertical en sus instalaciones, un espacio que se ha convertido también en escenario para la prestación de asesorías, en cuanto a especies y sustratos a partir de la propia experiencia.
En la capital se han desarrollado en otros espacios, como el edificio Teleport Business Park, en el norte de la ciudad, donde se instalaron jardines verticales a lo largo de las fachadas del primer piso, un paisajismo en franjas horizontales que contrasta con láminas oxidadas perforadas en forma de círculo aleatoriamente.

Muro vivo con Sistema Canguru
Mantenimiento de Jardín Vertical

Comprende 200 metros cuadrados de vegetación vertical que armoniza con las áreas de circulación y acceso. En la Zona Franca De Bogotá se instaló un proyecto, con el fin de ambientar el área de comidas y esparcimiento del complejo. Con el tiempo se ha convertido en el hábitat de aves nativas.

La experiencia colombiana será presentada en Congreso Mundial de Infraestructura Vegetada, que se llevará a cabo en octubre del 2016 y del cual Bogotá será la sede. Este es el evento más representativo a nivel global, que contará con la participación de expertos internacionales y nacionales.

Bogotá WGIC 2016
El congreso Mundial de Infraestructura Verde World Green Infrastructure Network – WGIN se realizará en Bogotá en el 2016 (WGIC BOGOTÁ 2016).

“En este encuentro, Recive pretende promover la infraestructura vegetada en América Latina, generar innovación y conocimiento en tecnologías para la construcción sostenible. Queremos que Colombia sea líder en innovación, tecnologías, proyectos contundentes y leyes que promuevan una mejor ciudad para todos”, puntualiza Rubén García.

Por: 

Fuente: http://www.eltiempo.com/contenido-comercial/especiales-comerciales/jardines-verticales-la-piel-de-las-ciudades/15901440

Deja un comentario

Recuperación de la biodiversidad

“El proyecto para la restauración del depósito controlado de La Vall d’en Joan compatibilizó en una sola operación la necesidad de resolver un complejo problema técnico, la voluntad de construir un nuevo paisaje y la posibilidad de conseguir un nuevo espacio público.”

 

Figura 01: vista de la fase 1 y 2 restauradas. Año 2009
Figura 01: vista de la fase 1 y 2 restauradas. Año 2009

 

El proyecto para la Restauración Paisajística de un espacio tan singular como el Depósito Controlado del Garraf debió -como primer desafío- resolver la complejidad de las relaciones entre las disciplinas que entraban en juego: las diversas ingenierías, el paisajismo, la producción y gestión energética, la gestión de residuos, la depuración y gestión de fluidos y la recuperación de la biodiversidad.

Para Batlle i Roig Arquitectes, resolver este complejo desafío significó poner la problemática bajo la perspectiva de la Arquitectura -una disciplina normalmente ajena a esta clase de intervenciones- y aportar lo mejor de nuestros valores intrínsecos: del Paisajismo, de la Agronomía, la Geología o el Urbanismo.

La restauración propuesta trata de conseguir la integración del Depósito en el Parque Natural del Garraf a partir de la utilización del lenguaje agrícola. De esta forma, tanto la topografía creada –que responde al sistema de taludes y terrazas agrícola- como la vegetación introducida –especies tomadas de la herencia agrícola de la zona, combinadas con variedades endémicas- generarán las condiciones ambientales primigenias que permitirán volver al biotopo original, siendo invadidas progresivamente por las comunidades biológicas hasta alcanzar la completa restauración del lugar.

 

Figura 02: vista desde el acceso principal. Año 2009
Figura 02: vista desde el acceso principal. Año 2009

 

La vocación de espacio público que se ha imprimido en la intervención trata de potenciar el carácter y la vinculación con la red de espacios del área Metropolitana; confiamos en la conciencia ambiental que estos lugares pueden generar a través de su puesta en valor. Aprovechando su proximidad a varias ciudades del Área Metropolitana, junto con el sistema de conectividad existente –a la red viaria, incluyendo acceso y aparcamiento y a la red de senderos, conectando con el GR92- se podría pensar en este nuevo lugar como una nueva y simbólica puerta de entrada al Parque Natural del Garraf.

 

 

El lugar

 

Figuras 03, 04, 05: estado previo a la restauración. Año 2000
Figuras 03, 04, 05: estado previo a la restauración. Año 2000

 

El depósito de La Vall d’en Joan se encuentra dentro del Parque Natural del Garraf en los términos municipales de Begues y Gavà, en la comarca del Baix Llobregat. El inicio de la explotación del depósito es del año 1974 con el vertido, desde entonces, de gran parte de los residuos urbanos de Barcelona y los municipios de su área metropolitana. El depósito ocupa una extensión de más de 60 hectáreas de las cuales la mitad ya han sido restauradas a partir del proyecto que aquí se presenta.

El Macizo del Garraf tiene una estructura geológica de tipo cárstico, constituida principalmente por materiales calcáreos, en la que la acción erosiva del agua da lugar a fenómenos de disolución que modelan con facilidad el paisaje superficial y subterráneo. El relieve es predominantemente bajo, las simas redondeadas y los valles profundos, como ejemplifica La Vall d’en Joan en su estado inicial, característica que llevó a escogerlo como localización del depósito controlado. Se trata de un sistema natural muy permeable, con suelos que retienen las aguas pluviales con dificultad, por lo que no favorece la aparición de grandes masas vegetales. El margallón, el lentisco, la encina, el pino blanco, el algarrobo y el tomillo son algunas de las especies vegetales más características; la jineta, el cuervo, la tortuga, el águila, el halcón y diversos tipos de anfibios, reptiles y arácnidos endémicos constituyen su fauna habitual.

Son precisamente estos rasgos los que otorgan al macizo del Garraf y a los ecosistemas que contiene, su gran valor como patrimonio natural. Son estos rasgos también los que hacen imprescindible una labor de restauración atenta al detalle, sensible a la fragilidad de su equilibrio natural.

Los trabajos de impermeabilización previos al inicio de los vertidos datan de 1972, a cargo del consorcio de empresas adjudicatarias de la gestión. Estos trabajos consistieron en la impermeabilización de las 70 hectáreas de la cubeta de vertido mediante arcillas, en la instalación de sistemas de drenaje y de recogida de aguas pluviales y también de los lixiviados procedentes de la descomposición de la materia orgánica, para los que también se construyeron unas instalaciones de depuración.

 

Figuras 06, 07, 08, 09: evolución histórica del emplazamiento
Figuras 06, 07, 08, 09: evolución histórica del emplazamiento

 

La situación del depósito en el momento previo a la restauración era resultado de un simple recubrimiento de tierra sobre los residuos. Este recubrimiento configuraba una explanada de fuerte pendiente que no implicaba, evidentemente, su sellado definitivo. Esta inmensa explanada recorría la forma de La Vall d’en Joan ofreciendo una imagen sorprendente, que contrastaba fuertemente con la singularidad orográfica y vegetal de los paisajes colindantes.

 

 Figuras 10, 11: residuos acumulados en el Vertedero del Garraf (1974-2006)

 

La Vall d’en Joan se había llenado con más de 80 metros de espesor de residuos  26.676.000 de toneladas en sus treinta y dos años de funcionamiento- y los problemas producidos por las escorrentías habían comportado la necesidad de realizar obras adicionales en 1997 que evitasen la continua contaminación de los freáticos.

La primera actuación tuvo como finalidad la reducción de las aguas pluviales infiltradas por la superficie del vertedero. Se evitó la escorrentía natural del valle con 1,7 km de cunetas perimetrales que evitaron que aguas limpias procedentes de las cumbres acabasen dentro del sistema de agua interno del vertedero y reducir considerablemente el caudal de lixiviados.

 

 Figura 12: volumen de lixiviados tratados (2001-2006)

 

Para recoger estas aguas semilimpias, se construyó una una red de captación y una nueva balsa de 3000 m3 -que complementaría a la existente, dedicada solamente a la captación de lixiviados-. También en este periodo se inicia la primera experiencia de desgasificación con recuperación energética –sus 70 pozos de extracción de biogás de la zona colmatada y la puesta en servicio de un grupo generador de 1MW-, punto que marcará el inicio de una nueva etapa. A partir de este momento, esta nueva superficie productiva –70.000.000 m3 de biogás al año- se considera un espacio clausurado, evitando el paso de los vehículos de descarga y generando un nuevo escenario que significará el primer paso hacia a la futura restauración.

 

 

Las técnicas de clausura y sellado

El sellado del depósito está compuesto por una sucesión de capas que se dispusieron sobre los residuos con el objetivo doble de evitar que los gases que se producen dentro del depósito emerjan hacia la superficie y de impedir que las aguas de lluvia superficiales infiltren hacia el interior del depósito con la consecuente contaminación de las mismas. Asimismo, las últimas capas se realizaron con tierra seleccionada para favorecer las posibles plantaciones.

 

Figuras 12 y 13: esquema de captación del biogás. Curva estimada de producción de biogás
Figura 13: esquema de captación del biogás. Curva estimada de producción de biogás

 

El biogás que se produce en el interior del depósito se extrae a partir de varios pozos que permiten un rendimiento eléctrico de más de 80 Gwh al año, que sería la energía equivalente necesaria para una ciudad de 12.000 habitantes en un año. Esta extracción del metano evita, además, un impacto ambiental equivalente a 600.000 T de CO2.

La red de drenajes permite conducir las aguas de lluvia hacia los dos perímetros del emplazamiento, y desde estos, conducirse aguas abajo del arroyo sin que se mezclen con las aguas infiltradas en el interior del vaso. El proyecto planteó también la construcción de varias balsas de retención de agua de lluvia con el objetivo de poder regar las plantaciones realizadas durante los primeros años de implantación.

 

Figura 14: balsas de recogida de aguas pluviales
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 14: balsas de recogida de aguas pluviales

Pero la dificultad principal se encontraba en pensar cuál era la estrategia topográfica que se planteaba para clausurar el depósito. Desde los requerimientos técnicos se sugería la creación de varias plataformas que redujeran las fuertes pendientes y evitaran las escorrentías superficiales. Estas plataformas se podrían formar a partir de la construcción de varios diques de arcilla que en su parte superior dispondrían de unas cunetas que podrían recoger el agua superficial para conducirla hacia el exterior. Pero según parecía, las plataformas, los diques y las cunetas no daban lugar a un paisaje y se requería alguna idea más.

El encargo que se nos realizó a un grupo pluridisciplinar que incluía arquitectos, paisajistas, geólogos e ingenieros medioambientales llevaba por título: “Restauración paisajística del depósito de La Vall d’en Joan”. Como es habitual el título llevaba implícitamente en sus palabras uno de los principales objetivos de la actuación: restaurar el paisaje que se había degradado. Es decir, conseguir hacer un proyecto que volviera a crear un paisaje como el que se había perdido con los más de 30 años de vertidos supuestamente controlados.

Pero ¿es posible imitar un paisaje natural? ¿Nos podemos llegar a creer que volveremos a hacer un paisaje natural encima de un lugar que ha perdido todas sus características originales?

 

 

La agricultura como sistema para recuperar la vida perdida

 

Figura 15: mantenimiento y productividad fruto de la actividad agrícola
Figura 15: mantenimiento y productividad fruto de la actividad agrícola

 

La organización técnica encargada del sellado proponía la estructuración del lugar mediante un recorrido ascendente entre terrazas estabilizantes y taludes de apoyo. La similitud de esta organización con un sistema agrícola era evidente y eso nos llevó a elegir la agricultura como idea para el nuevo paisaje a construir.

Obviamente, la morfología del vertedero antes de la restauración era totalmente diferente a la del paisaje original de La Vall d’en Joan. Sin embargo en otros lugares del Garraf existen valles cultivados, modificados mediante técnicas agrícolas de adaptación topográfica; con un sistema de construcción de terrazas, control de las aguas y desarrollo de cultivos que presentan muchas similitudes con las necesidades técnicas que se debían resolver en la clausura y sellado del vertedero. Pero no era sólo esta similitud lo que nos atraía, sino también la convicción de que la utilización de sistemas agrícolas es la forma más eficaz y lógica de intervenir en la restauración de paisajes degradados por su capacidad de dotarlos de reglas de ordenación, mantenimiento y pervivencia. En otras palabras, se podría llegar a decir que la agricultura es un sistema que nos permite cultivar la recuperación de la vida perdida.

Esta conversión del vertedero en un paisaje agrícola se sustentó en tres situaciones claves: topografía, hidráulica y vegetación. Como ya se ha explicado, el sistema topográfico ya venía resuelto por el proyecto técnico del sellado. Si en el proyecto de clausura se hablaba de diques y plataformas, en el proyecto de restauración paisajística se hablaría de terrazas agrícolas con bancales arbolados y campos cultivados.

 

Figuras 16 y 17: esquemas de sistema constructivo y de vegetación heredados de la agricultura tradicional
Figuras 16 y 17: esquemas de sistema constructivo y de vegetación heredados de la agricultura tradicional

 

Los problemas hidráulicos del nuevo paisaje se debían resolver desde el propio proyecto, evitando que las aguas se infiltraran en el interior del vaso y alcanzando las reservas necesarias para poder implantar la vegetación deseada. Para ello se utilizaron sistemas de drenaje instalados consecutivamente a través de las terrazas agrícolas, lo que permitiría conducir las aguas de lluvia hacia los depósitos de reserva implantados en los márgenes para, mediante la energía proveniente de la reconversión del biogás, poder abastecer el sistema de riego.

El proceso de implantación de la vegetación se realizó utilizando especies autóctonas, de pocas necesidades hídricas y muy adaptadas al medio. La plantación se organizó con especies arbustivas y arbóreas en los taludes y con cultivos de gramíneas y leguminosas autóctonas en los campos, utilizando el recurso de los mosaicos agroforestales cercanos y potenciando los ecosistemas primarios que se establecen en este tipo de estructura agrícola. El desarrollo agrícola que se pretendía en las sucesivas terrazas está evolucionando hacia situaciones totalmente adaptadas al entorno. Las terrazas se cultivan durante un periodo de tiempo hasta que los diversos taludes se han consolidado, después se deja que los cultivos evolucionen hacia los paisajes del entorno con el objetivo final de que en un futuro próximo su imagen se reintegre totalmente en el Parque Natural del Garraf.

 

 

Un espacio natural accesible

“La voluntad de esta restauración no consiste exclusivamente en su reintegración al paisaje, sino que se ha querido también que sea una muestra de las nuevas actitudes que la sociedad ha de emprender en relación con los temas medioambientales”

 

Figura 18: vista de la masía restaurada para espacio de divulgación
Figura 18: vista de la masía restaurada para espacio de divulgación

 

Los diques y plataformas del proyecto técnico de clausura se convirtieron en bancales arbolados y campos cultivados gracias al proyecto paisajístico, abriéndose así la posibilidad de complementar la actuación con la utilización pública del nuevo espacio creado.

La organización agrícola propuesta se puede asimilar a un jardín, a la manera de los jardines italianos asentados sobre las vertientes, bien orientados y ordenados y con terrazas arboladas. Su dimensión, su proximidad a muchos núcleos urbanos y su situación dentro del Parque Natural del Garraf nos pueden permitir calificarlo como parque metropolitano. Esto determinó que el recorrido que une todas las terrazas no se entendiera exclusivamente como un vial de mantenimiento, sino como un camino que comunica la metrópoli con el Parque Natural del Garraf.

 

Figura 19: vista del acceso al recinto de la Vall d’En Joan y muros reciclados vegetales
Figura 19: vista del acceso al recinto de la Vall d’En Joan y muros reciclados vegetales

 

La voluntad primigenia es la de que se entienda el proyecto de restauración como una muestra de las nuevas actitudes que la sociedad debe tomar en relación a los temas medioambientales. Para ello se potenció la creación de un acceso público a la zona restaurada, donde se construyó un aparcamiento y donde se restauró una antigua masía abandonada para centro divulgativo de los trabajos realizados. El vial de acceso se convierte en la puerta de este nuevo paisaje, desde el que se puede acceder a los miradores creados para observar la restauración o el propio camino que recorre las diversas terrazas hasta llegar al sendero de largo recorrido GR92 que se encuentra en la parte superior del depósito. A lo largo del vial de acceso unos muros “ecológicos” hechos de residuos y cubiertos de vegetación nos acompañan hacia este nuevo lugar, recordando cuál fue su origen, cómo se usó durante décadas y como, finalmente, se rescató para su uso público.

“A lo largo del camino de acceso, unos extraños artefactos nos acompañan hacia este nuevo lugar, recordándonos que en él se vertieron muchos residuos pero que, posteriormente, fuimos capaces de devolverle la vida”

 

 

Un nuevo espacio público urbano europeo

 

Figura 20: detalle de los muros vegetales, construidos a base de productos no degradables del antiguo vertedero
Figura 20: detalle de los muros vegetales, construidos a base de productos no degradables del antiguo vertedero

 

Para nuestra sorpresa, el proyecto de restauración de La Vall d’en Joan ha tenido una amplia divulgación y ha obtenido varios premios internacionales. Uno de los premios obtenidos fue el primer premio al mejor Espacio Público Urbano Europeo de 2004, otorgado por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y de otras instituciones internacionales.

Parece que alguien entre el público asistente se interesó por la singularidad del premio y preguntó que “¿cómo era que la restauración paisajística de un vertedero había sido elegido como el mejor Espacio Público Urbano Europeo?”.

Un miembro del jurado desarrolló las justificaciones y dijo: “Es fácil comprobar que se trata de un espacio Europeo pero trataré de explicar sus condiciones de Público y de Urbano.

¿No es Urbano un lugar donde están los residuos de más de 30 años de gran parte de una metrópoli como Barcelona? ¿Es más urbana la plaza Cataluña que este lugar? ¿No es verdad que deberíamos considerar urbanos todos aquellos espacios donde se resuelven los problemas de la ciudad?

¿Y público? El programa inicial sólo pretendía resolver un problema técnico y obtener un nuevo paisaje, pero esta propuestale quiso otorgar la condición de público, de espacio libre que se puede visitar y que permite conectar los tejidos urbanos cercanos con los espacios naturales que queremos preservar.”

 

Figura 21: planta general del proyecto. Fases 1, 2, 3 y 4
Figura 21: planta general del proyecto. Fases 1, 2, 3 y 4

 

 

 

Relación de premios del proyecto

Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf

2014

International Architecture Awards.Obra: “Landscape restoration of the controlled rubbish dump “La Vall d’en Joan” / PRIMER PREMIO

8ª Bienal Internacional de Paisaje Rosa Barba, Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf” / FINALISTA

2008

WAF2008 – World Architecture Festival.Categoría Energy, Waste & Recycling. Obra: “Landscape restoration of the controlled rubbish dump la Vall d’en Joan” / PRIMER PREMIO

2007

Bienal Española de arquitectura y urbanismo, IX edición. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf” / SELECCIONADO

2006

PREMIO Mediterráneo Del Paisaje. Categoría Obra Construida. “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / PRIMER PREMIO

2005

Trienal de Arquitectura del Baix Llobregat. Categoría Espacios Exteriores e Innovación Tecnológica. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”/ FINALISTA

PREMIO Construmat 2005. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / SELECCIONADO

2004

Premio Europeo de Espacio Público Urbano 2004. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / PRIMER PREMIO

PREMIOS FAD’04. Categoría Espacio Público. Obra: “Restauración paisajística del depósito controlado de “La Vall d’en Joan” en el Parque Natural del Garraf”, Barcelona / FINALISTA

Fuente:

http://www.planur-e.es/miscelanea/view/restauraci-n-paisaj-stica-del-vertedero-de-la-vall-d-en-joan-en-el-parque-natural-del-garraf/full

Deja un comentario

Día Internacional de la Diversidad Biológica 2015

La Asamblea General de las Naciones Unidas anuncio el tema del Día Internacional de la Diversidad Biológica que se celebrara el 22 de mayo del 2015 “Biodiversidad para el Desarrollo Sostenible”

El tema refleja la importancia de los esfuerzos realizados en todos los niveles para establecer un conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como parte de la Agenda de Desarrollo de las Naciones Unidas después de 2015 para el período de 2015 a 2030 y la importancia de la biodiversidad para el logro del desarrollo sostenible.

La Secretaría organizará varios eventos para conmemorar la ocasión incluyendo un evento que se celebrará en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Además, la Secretaría también está en el proceso de desarrollo de una variedad de materiales de divulgación para ayudar a celebrar este importante día, incluyendo, entre otras cosas, lo siguiente:

– Mensajes clave para el día

– La página Web que presenta eventos y materiales de información y enlaces a las actividades asociadas

– Folleto de información sobre el tema “Biodiversidad para el Desarrollo Sostenible”.

Para: Los Puntos Focales Nacionales del CDB y organizaciones pertinentes.

Otros  temas que fueron proclamados en anteriores ocasiones

Temas del Día Internacional de la Diversidad Biológica

Año       Tema

2014      Diversidad Biológica de las Islas

2013      Agua y Biodiversidad

2012      La Diversidad Biológica Marina

2011      La Diversidad Biológica Forestal

2010      Biodiversidad, desarrollo y alivio de la pobreza

2009      Especies exóticas invasoras

2008      Biodiversidad y agricultura en inglés

2007      Biodiversidad y cambio climático en inglés

2006      Protegiendo la biodiversidad en zonas áridas en inglés

2005      Biodiversidad, seguro de vida para nuestro mundo en evolución en inglés

2004      Biodiversidad – alimento, agua y salud para todos en inglés

2003      Biodiversidad y alivio de la pobreza – retos para el desarrollo sostenible en inglés

2002      Dedicado a la biodiversidad de los bosques en inglés

Deja un comentario

La infraestructura Verde Urbana es protagonista en las obras de Medellín

Los espacios verdes en las ciudades son elemento indispensable para el bienestar humano. Más que por el urbanismo, el sistema integrado de transporte y las millonarias inversiones en infraestructura, Medellín es una de las mejores ciudades para vivir en el país, y la más innovadora del mundo, por una sola cosa: continuidad en los proyectos que la llevaron a su desarrollo.

Así lo sostiene el coordinador de Movilidad del Centro de Estudios Urbanos y Ambientales de la Universidad Eafit (Urbam), Juan Pablo Ospina.

El experto agregó que aunque la ciudad ha estado sometida a los proyectos propios de cada administración, donde en las dinámicas de la política tradicional cada Alcalde tiene el deseo de dejar sus propios símbolos y obras, estos no se han salido de una visión de ciudad compartida en cuanto a los grandes proyectos.

“Además ha existido una articulación entre el sector público y privado que ayudaron al progreso de la ciudad, aunque falta mucho, como en cualquier metrópolis”, añadió Ospina.

Por otro lado, la impresión es que Bogotá se ha quedado con las buenas ideas en el papel. Estamos hablando de cerca de 2.700 hectáreas de parques ecológicos, metropolitanos, zonales, humedales, ríos y canales dentro de la ciudad, que no tienen un sistema de gestión de sitio definido, como lo exigen su magnitud y su importancia. La flamante “estructura ecológica” del POT carece de un plan maestro y de una autoridad central.

Hace un mes un estudio global divulgado por la multinacional del sector tecnológico Indra, reveló que Medellín es la mejor ciudad para vivir en Latinoamerica, al lado de Santiago de Chile. La investigación fue realizada en 234 ciudades de 32 países con más de 2.000 personas.

Este es el ‘top’ 10 que, según expertos consultados, hacen de Medellín el gran ‘vividero’ del país.

1. El metro, el inicio del progreso

Fueron once años duros para el metro de Medellín. Desde 1984, cuando firmas españolas y alemanas iniciaron su construcción, hasta su entrega, en 1995, muchos dudaron de la viabilidad del proyecto que tiempo después se convirtió, paradójicamente, en la piedra angular del desarrollo de la ciudad.

Carlos Ortiz, director de Planeación (e) de la empresa Metro, asegura que el éxito del tren metropolitano está en la política de sostenibilidad y la Cultura Metro, que propende un buen comportamiento ciudadano de los usuarios.Hoy, pese a las críticas, el medio de transporte moviliza diariamente 770.000 personas de seis municipios del valle de Aburrá (Bello, Medellín, Itagüí, Envigado, Sabaneta y La Estrella). Tiene 24 estaciones y es el eje al cual se integran los metrocables, los buses articulados y las bicicletas públicas.

“Nuestro compromiso es tener un sistema de transporte amable con el medioambiente, por eso usamos energía eléctrica en nuestros medios y gas natural en el Metroplús, así como tratamos de fortalecer la cultura ciudadana”, añadió.

El Metro, ya consolidado, no para de crecer y por ello ejecuta el Plan 2006-2030 con el que tienen pensado seguir ampliando la red masiva de transporte hacia las zonas donde la movilidad es precaria.

2. Las cabinas que vuelan sobre techos

De un cable penden las cabinas que llevan a quienes viven en las montañas de Medellín, al resto del valle de Aburrá. Uno de los tesoros de la capital antioqueña son sus metrocables. El más viejo está al nororiente de la ciudad, la Línea K, en Santo Domingo. Cumplió 10 años y en ese tiempo ha movilizado a cerca de 60 millones de usuarios.

Un estudio del grupo de Prevención de la violencia y otras conductas de riesgo de la Universidad de Antioquia (Previva) y el departamento de Epidemiología de Columbia University de New York sostiene que la operación de la Línea K ayudó a reducir la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes de 188 en el 2003, antes de su construcción, a 30 en el 2008, cuatro años de operar.Fue entregado el 30 de julio del 2004, y lo que era en ese entonces un novedoso sistema de transporte, conllevó, cinco años después, a un cambio social insospechado.

Redujo los asesinatos, sí. Pero la sola obra de infraestructura, explica Previva, no logró mejorar el índice, fue, como lo ha sostenido el Metro, la labor social que tejieron a partir de la misma. Los habitantes ayudaron hacerlo, trabajaron allí, lo usan a diario, cambió de imagen a las empinadas de la ciudad y las volvió más productivas.

También está la Línea L, al final del cable de Santo Domingo, que permite llegar a una reserva natural: el parque Arví, uno de los sitios turísticos más importantes de la ciudad. Por otro lado la Línea J  tendió un puente para acercar a la comuna 13, una de las zonas más conflictivas de la ciudad, construida desordenadamente y con poco acceso, al resto de Medellín en poco tiempo y con calidad. La línea está unida a una estación del Metro y sus usuarios llegan a todos los puntos de la ciudad conectados en el sistema con un solo pasaje.

3. Metroplús, el menor de los hermanos

La operación del Metroplús en Medellín no fue fácil. Fueron años de retrasos en las obras de infraestructura. Pero pese a ello, a finales del 2011, aun faltándole tres estaciones, inició su operación.

Con el Metro consolidado muchos dudaron de su utilidad. Pero hoy día es uno de los medios de transporte más usados entre el occidente (Belén) y el nororiente (Aranjuez) de Medellín.

Su sistema, como todos los medios de transporte que opera la empresa Metro, es amigable con el medio ambiente. El gas natural es su combustible, lo que lo convierte en el primer sistema de buses articulados del país que lo usó.

Para Carlos Ortiz, gerente de Planeación (e) del Metro, el mayor inconveniente que han tenido ha sido la circulación del transporte tradicional (buses) paralelos al metroplús, pues ello, según él, no solo congestiona la Troncal Medellín, como llamaron a la ruta, sino las mismas vías que vieron reducidas a dos carriles para el transporte mixto.

4. Tranvía de Ayacucho

En el centroriente de Medellín construyen una monumental obra que traerá de vuelta al tranvía que desapareció de la ciudad hace cinco décadas. El Tranvía de Ayacucho será el nuevo medio de transporte de la capital antioqueña.

Tendrá vías exclusivas que lo conectarán a la estación madre del metro (San Antonio) y se integrará a dos cables que llegarán a las zonas más alejadas de la comuna 8 de la ciudad, donde no llega ningún medio de transporte masivo.Los vehículos, trenes ligeros construídos en Francia, entrarán en fase de pruebas entre octubre y diciembre de este año, mientras que las obras civiles culminarán, según el cronograma, en marzo del 2015.

El tranvía, que cuesta en total 670.000 millones de pesos, movilizará a diario a 83.000 pasajeros, mientras que los dos cables a los que se integra tendrán 32.840 usuarios.

5. Pedaleando en bicicletas públicas

Las distancias se hacen más cortas en la ciudad pedaleando en EnCicla, un programa del Área Metropolitana del Valle de Aburrá que moviliza, en 305 bicicletas públicas, a los más de 7.000 usuarios inscritos.

Ubicaron 15 estaciones en lugares claves de la ciudad, sobre todos en aquellos con acceso a las universidades. Todo tramo finaliza en la línea del metro para que los estudiantes tengan acceso al sistema masivo de transporte.

Una reciente encuesta de la entidad ambiental y de movilidad reveló que el 38 por ciento de usuarios de las bicicletas economizan al mes 40.000 pesos.Además, en octubre próximo llegará y funcionará, según el Área Metropolitana, la primera de las 35 estaciones automáticas de bicicletas. Adicional a esto, construyen 5,6 kilómetros de ciclorrutas que con los existentes sumarían 35 kilómetros construidos.

6. Las escaleras eléctricas que llevan a lo alto de la comuna 13

Las escaleras eléctricas de la comuna 13 de Medellín le cambiaron la vida a los habitantes de los barrios 20 de Julio y de Las Independencias.

Como ella, según Terminales Medellín, su operador, otros 2.000 usuarios se movilizan por día en el novedoso sistema de transporte, es decir, que por mes superan los 60.000.Reemplazaron los 350 escalones que le generaban cansancio a Claudia Gaviria, una de las habitantes de la parte alta del lugar, quien hoy se preocupa menos al cargar a su pequeño bebé hasta el centro de salud para los controles médicos.

Pero también se ha convertido en uno de los puntos que los turistas prefieren visitar, sobre todo los extranjeros. De acuerdo con la empresa, entre 100 y 120 visitantes Europa, África y América llegan por día a las escaleras.

“Se han convertido en un referente de ciudad, han potenciado el nombre de Medellín internacionalmente y han sido parte fundamental para que seamos catalogados como una ciudad innovadora, resiliente y sostenible. Es un sistema de movilidad único en Colombia y casi que en el mundo, con un valor agregado diferenciador: son de carácter público y gratuito”, dijo el gerente de Terminales Medellín, Carlos Alberto Molina Gómez.

7. Un jardín para que la ciudad no crezca hacia las laderas

Las manos de Rocío Orozco Muñoz se la pasan acariciando la tierra. Ella es una de las más de 350 personas que trabajan en el Jardín Circunvalar del barrio 13 de Noviembre de la comuna 8 de Medellín. Se siente orgullosa de sembrar plantas, árboles y de adecuar el hermoso sendero que impedirá que la ciudad se siga adueñando del cerro Pan de Azúcar, al centroriente de la ciudad.

El Cinturón Verde Metropolitano tiene un presupuesto, ya asignado, de 540.000 millones de pesos.Los jardines circunvalares son parte del Cinturón Verde Metropolitano, una propuesta del alcalde Aníbal Gaviria que busca reordenar las laderas de la ciudad evitando la construcción en estos sitios, a la par que les devuelven el espacio verde.

8. Puente con nombre de santa será el más largo del país

A Gonzalo de Jesús Betancur no deja de aterrarle la estructura de hierro y concreto que de a poco va remplazando el paisaje del barrio Santa Cruz parte baja, donde ha vivido 45 de sus 59 años.

Es el puente santa Madre Laura, que se erige en el noroccidente de Medellín y el cual conectará a las comunas 4 (Aranjuez) con la 5 (Castilla), y será el más largo del país.

Uno de los mayores inconvenientes, como en toda obra de infraestructura de grandes envergaduras, sigue siendo la adquisición de los predios que necesitan para culminar y avanzar en los trabajos.Serán tres carriles por cada estructura (cada una tendrá 786 metros lineales) y contará con más de 3,5 kilómetros en ciclovías que conectarían con las construidas hacia el occidente de Medellín. Además tendrá 1.600 metros longitudinales de andenes y zonas verdes con equipamiento público. A la fecha los avances de las obras están llegando a un 30 por ciento.

Gonzalo de Jesús es uno de esos propietarios: “Nosotros sí vamos a vender y estamos dispuestos a negociar, pero por lo justo: salir mejor o al menos por lo mismo”.

Son 55 millones de pesos, que según él le ofrecen por su casa, pero cree que lo “justo” son 70 millones: “Con eso sí podemos comprar una casita por aquí cerca”.

9. Las UVA

A sus 67 años, Rogelia Castrillon encontró la manera de ganarse la vida después de más de seis años sin trabajo. Se lo debe a la Unidad de Vida Articulada (UVA) que EPM construyó en el barrio Versalles de la comuna 3 (Manrique). Allí en uno de sus muros pone los mangos con los que consigue recursos para sostenerse.

“Las Unidades de Vida Articulada UVA son intervenciones urbanas en los barrios para el encuentro ciudadano, el fomento de la cultura, el deporte, la recreación y la participación comunitaria de acuerdo a las necesidades y vocaciones de cada comunidad”, explicó la EDU.Esa UVA, una de las 21 que la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) y EPM harán en toda la ciudad, es todo un espacio lleno de vida. Los niños juegan en sus amplios espacios físicos, las personas se sientan en sus alrededores y se ha convertido en el punto de encuentro del sector.

Para la construcción de todos estos espacios donde además habrá equipamiento en informática, ludotecas, bibliotecas y diferentes talleres, invertirán 200.000 millones de pesos.

Pero lo más importante, para Rogelia, es cómo cambia la cara de los barrios donde “ni andenes hay”.

10. El río Medellín tendrá su propio parque

Como hace décadas la ciudad le ha venido dando la espalda al río Medellín y el espacio público es tan poco para cada ciudadano, el alcalde Aníbal Gaviria decidió jugársela toda por una obra que seguirá poniendo en la vanguardia mundial a la capital antioqueña.

Se trata del Parque del Río, una revolucionaria obra que le dejará a Medellín 328 hectáreas más de zonas verdes y espacio público, 2. 641 nuevos árboles, 32 kilómetros de ciclorrutas y 34 kilómetros de senderos peatonales en los alrededores del río Medellín.

Fuera de eso generará 11.204 empleos y contará con una inversión de 535.000 millones de pesos.

De acuerdo con Gaviria, los principales objetivos del proyecto que iniciaría el próximo año, además de estar enfocados en aumentar la biodiversidad alrededor del afluente, buscan crear conectividad ecológica entre los ciudadanos a la vez que mejoran la calidad del aire, disminuyen los niveles de ruido y aumenta la movilidad no motorizada.

YEISÓN GUALDRÓN
MEDELLÍN

Fuente ›  www.eltiempo.com

Un comentario

Marcha por el clima en Bogotá

Bogotá se unió a la red de ciudades del mundo que marcharon el domingo 21 de Septiembre para exigir a sus gobiernos una política que promueva el uso de energías limpias para combatir el cambio climático.

A las 11:00 de la mañana inició la marcha por el clima en Bogotá, la movilización en el Parque Nacional, siguió por la carrera 7 hasta el eje ambiental, para terminar en el parque de los periodistas en el cual los ciudadanos crearon el GRAN CORAZÓN VERDE, una idea promovida por Recive (Red Colombiana de Infraestructura vegetada), en la cual repartieron mas de 800 plantas para formar el CORAZÓN y que buscaba simbolizar el inicio de una Bogotá más verde. El objetivo de la movilización de todas las ciudades del mundo era agrupar un número de personas tal que los 120 líderes mundiales reunidos en la Organización de Naciones Unidas en Nueva York para la misma fecha, en la Cumbre sobre el Clima, entiendan que es urgente tomar medidas para atacar el calentamiento global. A través de medios tradicionales, redes sociales y un documental preparado con este fin.

Con pancartas en las que se podían leer “Reducir el impacto está en nuestras manos“, “Del cambio climático al cambio global” o “Para cambiarlo todo necesitamos de todos“, Se unieron numerosos ciudadanos para apoyar esta iniciativa.

Los manifestantes también abogaron por el uso de energías 100 % limpias, por el ahorro de agua y por la protección de los ecosistemas de los páramos del país, amenazados por actividades como la minería.

Deja un comentario

Conferencia implementación e integración de la Infraestructura Verde Urbana

Se llevo a cabo la conferencia dictada por Ecotelhado sobre la implementación e integración de la Infraestructura Verde Urbana, dirigida por el Arq. Luis Suarez. En el marco “Techos verdes y jardines verticales: una piel natural para Bogotá”, en el auditorio de la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA). Así se le dio apertura a este evento que tiene como objetivo enseñar a la población los beneficios de instalar cubiertas verdes y jardines verticales en nuestra ciudad.

Este evento continuara mañana 14 de Agosto con el taller teórico/practico, crea tu universo, en el cual aprenderán y construirán un jardín vertical y una cubierta verde en las instalaciones HUB Bogotá  Calle 69#6-20 desde las 9am, para inscripciones >

Objetivos: Brindar conocimiento de los componentes y funcionamiento de los techos vivos y jardines verticales como parte integral de la infraestructura verde urbana. La función ecológica de estos elementos, su importancia para la conectividad y restauración de la biodiversidad e ideas de como crear tu propio universo. Promover los beneficios de la infraestructura verde urbana y fomentar el diseño y la construcción de techos y muros en nuestra ciudad.

Concepto: El taller de Muros y cubiertas verdes consiste en un curso teorico-practico donde los asistentes aprenderán los componentes básicos de los muros y cubiertas verdes y como desarrollarlos. Los participantes crearán un muro ajardinado y/o una cubierta verde permanente en las instalaciones del HUB Bogotá, como símbolo de aporte a la sostenibilidad de la ciudad punto de investigación de Infraestructura Verde Urbana y como incentivo para la realización de futuros proyectos relacionados con arquitectura sostenible en el país.

 

Programación:

9 – 10:30 am
Introducción al curso
Introducción a la infraestructura verde urbana
Funcionamiento básico y beneficios de los muros y cubiertas verdes

10:30 – 10:45 am
Descanso

10:45 am – 1 pm
Trabajo práctico y en grupo para la ejecución de un muro y/o una cubierta verde

Fecha y hora: 14 de agosto de 2013. 9 am.
Lugar: HUB Bogotá. Calle 69 # 6 – 20
Inversión: $210.000 IVA incluido

EVENTO TERMINADO

 

 

Deja un comentario

Ecodrenos previniendo inundaciones

Ecodrenos previniendo inundaciones

Las ciudades necesitan disminuir la posibilidad de tener inundaciones causadas por el cambio en la permeabilidad de las superficies, los ‪#‎ecodrenos‬ dejan filtrar el agua y el aire permitiendo reservorios de agua lluvia los cuales pueden ser utilizados para distintas tareas.

Los drenajes ecológicos tienen como objetivo retener el mayor tiempo posible las aguas lluvias en su punto de origen sin generar problemas de inundación, minimizando los impactos del sistema urbanístico en cuanto a la cantidad y calidad de la escorrentía y evitando así sobredimensionamientos o ampliaciones innecesarias en el sistema. La filosofía de los SUDS es reproducir, de la manera más fiel posible, el ciclo hidrológico natural previo a la urbanización o actuación humana”.

Deja un comentario

Se comparó las temperaturas en un techo verde con un edificio vecino.

La isla de calor es un ejemplo de modificación climática no intencional cuando la urbanización le cambia las características a la superficie y a la atmósfera de la tierra. La temperatura media anual de una ciudad de 1 millón de personas o más puede ser 1.8 a 5.4 ° F (1.3 ° C) más caliente que sus alrededores. Por la noche, la diferencia puede ser de hasta 22 ° F (12 ° C).

Las islas de calor pueden afectar a las comunidades mediante el aumento de la demanda pico de verano, la energía, los costos de aire acondicionado, la contaminación atmosférica y las emisiones de gases de efecto invernadero, la enfermedad y la mortalidad relacionada con el calor, y la calidad del agua.

Numerosas comunidades y centros de investigación han comparado las temperaturas superficiales entre los techos convencionales y verdes. Por ejemplo:

investigacion temperatura
temperaturas en un techo verde

Chicago comparó las temperaturas superficiales durante el verano en un techo verde con un edificio vecino. En un día de agosto en la tarde, con el aire de   las temperaturas en los años 90 , la temperatura de la superficie del techo verde varió de 91 a 119 ° F (33 a 48 ° C), mientras que el oscuro techo convencional del edificio adyacente fue de 169 ° F (76 ° C). La temperatura del aire cerca de la superficie del techo verde fue de  aproximadamente 7 ° F (4 ° C) más fría que en el techo convencional.

Deja un comentario

Techos verdes para reducir el ruido

Según concluye un reciente estudio de la Comisión Europea tanto  las cubiertas verdes como los muros de fachadas en los edificios y las pantallas de vegetación en los tejados planos ayudan a reducir el ruido en núcleos urbanos. Y esto tiene que ver en gran parte a los materiales empleados. Así, los materiales de sustrato modelados (los que se utilizan para proporcionar una superficie para el crecimiento de plantas) son los que representan una mayor reducción de ruido, llegando a la disminución de 7,5 decibeles.

La simulación realizada por la Comisión Europea para el estudio ha demostrado también cuáles son las combinaciones de construcciones de cubiertas verdes más eficaces, siendo la combinación de bordes de techo suaves con cualquier techo o muro verde las más exitosas.

La Directiva sobre evaluación y gestión del ruido ambiental reconoce la necesidad de proteger áreas silenciosas en ciudades y pueblos como lugares de alto valor para la comunidad local. Las plantas pueden desempeñar de esta forma un papel fundamental, suavizando el entorno urbano y reduciendo el ruido.

Pero éste es sólo uno de los beneficios que aportan las cubiertas verdes y es que cada vez se ponen en marcha más proyectos que incluyen los techos y azoteas verdes, así como los jardines verticales.

Además de servir como mecanismo para reducir el ruido, las cubiertas verdes mejoran la calidad del aire (gracias a la fotosíntesis de las plantas), consumiendo dióxido de carbono y produciendo oxígeno, regula la temperatura interior de la vivienda o edificio (ya que en invierno ayuda a retrasar la pérdida de calor que se genera dentro de la vivienda, mientras que en verano la presencia de la vegetación evita que los rayos del sol incidan de forma directa la casa, logrando así mantener más una temperatura más fresca en el interior), y es responsable de retener una cantidad importante del agua pluvial (mientras un pequeño porcentaje es consumido por la vegetación, otro 50% o 60% se evapora y regresa a la atmósfera, lo que contribuye de manera importante a la recuperación del ciclo natural del agua. El resto del agua podría aprovecharse si se adapta un sistema de almacenamiento para poder reutilizar este agua para el propio riego de las plantas del techo verde o bien para emplearse en el agua sanitaria de los inodoros de la vivienda o para el uso de ciertos electrodomésticos,  como lavadoras).

Por todo esto, las cubiertas verdes están amparados bajo la Estrategia de Infraestructuras Verdes, desarrollada por la Comisión Europea, y suponen una interesante alternativa, ecológica y sostenible, para los actuales métodos de construcción.

Artículos similares: Brooklyn Grange Huerta Urbana en NY

 

Un comentario

Techos Verdes para Bogotá

Techos verdes – jardines verticales – ecopavimentos – ecodrenos – Colombia

Mil años antes de Cristo la humanidad no tenía ni idea del cambio climático, calentamiento global, inundaciones, efecto isla de calor, pérdida de biodiversidad, despilfarro energético, polución atmosférica o emisión de anhídrido carbónico, pero tenían una visión sobre los problemas ambientales que sufriría el ser humano siglos después.

En esa época los vikingos utilizaban los jardines en altura. También se registran los famosos jardines colgantes de Babilonia. Hoy se implementan los techos verdes, espacios de bienes inmuebles o construcciones habitacionales, tales como tejados, azoteas, cubiertas y terrazas, techos con paneles solares o fotovoltaicos, de carácter comercial, residencial, privadas o públicas, que se adecúan a través de membranas y elementos impermeabilizantes, formando una gruesa capa, cuya superficie se recubre con vegetación orgánica y especies naturales tales como pasto, árboles y matas.

Techos verdes en Colombia Ecotelhado Soluciones en infraestructura verde urbana

Mientras en Bogotá y en Colombia hasta ahora se implementan los techos verdes, en Alemania, Suiza, Holanda, Hungría, Suecia y el Reino Unido tienen asociaciones que fomentan los techos verdes. La ciudad de Linz, en Austria, paga a los constructores para que instalen techos verdes. En Suiza hay una ley federal sobre techos verdes. Gran Bretaña comenzó lentamente pero las políticas sobre este tema han cobrado gran vigor, especialmente en Londres y Sheffield.

La pionera de techos verdes en Bogotá es la Secretaría de Ambiente, que cuenta con el primer edificio ecológico del Distrito con 400 metros de techos verdes. El sector privado tímidamente desarrollo proyectos como es el caso del edificio de Novartis, aunque existe poca receptividad por falta de conocimientos sobre los beneficios ambientales. El Jardín Botánico presta asesoría técnico.

Ya es tal el desarrollo e impulso de esta tendencia que los gobiernos con miras a su masificación, están incentivando la creación de ellos mediante estímulos tributarios tales como la supresión o exención en el pago de los impuestos prediales o con porcentajes de descuento en el mismo, a quienes los implementen en sus edificios, terrazas y muros o a quienes siendo propietarios vivan en dichos edificios.

En este sentido, Bogotá padece problemáticas ambientales graves: tiene una baja proporción en zonas o espacios verdes, apenas unos 4,93 metros cuadrados, de los 9 metros cuadrados que debe tener cada habitante, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para Luis Alberto Suarez, codirector del Proyectos Ecotelhado y uno de los expertos en techos verdes en Colombia, “a pesar de que Bogotá no es una ciudad que aún utilice sistemas de climatización, si hay saltos fuertes de temperatura durante el día. Para nuestra ciudad los beneficios de la infraestructura verde son vitales, pues además de aumentar la masa térmica alargando la vida de los materiales y proteger la impermeabilización de los edificios; usadas a gran escala reducen el caudal de aguas lluvias vertidas a los ríos previniendo así inundaciones y aumentando la biodiversidad de la región”.

Se trata de crear un modelo de gestión y nuevos hábitats urbanos innovadores y alternativos para preservar el ambiente y por ello las entidades distritales que requieran efectuar construcciones para la prestación de sus servicios implementen en ellas tecnologías de techos verdes con miras a minimizar los impactos ambientales negativos que se presentan en la ciudad.

En este mismo sentido, las entidades públicas que implementen y desarrollen estas tecnologías de podrán, para efectos de financiación y recuperación de la inversión realizada en los techos verdes, aplicar a la venta de certificados de captura de carbono (CCC) o convenir su financiación con entidades vinculadas al protocolo de Kyoto y al Desarrollo urbano sustentable. La administración Distrital promoverá acciones para que el sector privado se vincule activamente a la implementación de estas tecnologías en la ciudad.

Artículos que te pueden interesar:  Las Propiedades terapéuticas de los techos verdes – Brooklyn Grange Huerta Urbana en NY – ventajas de la agricultura vertical – Hotel Palace en Londres y su Jardín vertical –

 

 

Un comentario